foto8

2 sistemas para invertir en Bolsa muy sencillos para princippiantes

 

I) Conceptos generales
Introducción a las velas japonesas
Los gráficos de velas japonesas
¿Es compatible con los análisis técnico y fundamental?
Qué ofrecen las velas japonesas que no tenga el análisis técnico
Qué información da el análisis técnico que no muestren las velas japonesas
Coincidencia de señales entre el análisis técnico y las velas japonesas
Flexibilidad en la interpretación de los patrones
La importancia del volumen

II) Figuras de vuelta principales
Martillo y hombre colgado
Envolvente alcista y bajista
Nube oscura
Pauta penetrante
Estrella del amanecer
Estrella del atardecer
Estrella fugaz y martillo invertido
Tres montañas y tres ríos

III) Figuras de vuelta secundarias
Harami
Tres cuervos negros
Tres soldados blancos
Líneas de contraataque
Sartén y bollo relleno
Suelos de torres y techos de torres

IV) Figuras de continuación
Ventanas
Triple formación alcista y bajista

V) Doji
Definición y tipos de doji
Funcionamiento de los doji

 

Introducción a las velas japonesas

Las velas japonesas (“japanese candlestick” en inglés) son una técnica utilizada en Japón desde hace siglos que sirve para analizar todo tipo de mercados en base a los gráficos de las cotizaciones históricas. Fue introducida en Occidente por Steve Nison a finales de los 80.
Al igual que el análisis técnico las velas japonesas son válidas para cualquier escala temporal. Una vez aprendida la técnica puede utilizarse en gráficos de meses, semanas, días, horas, etc.
De la misma forma las velas japonesas pueden ser utilizadas para analizar acciones, índices, materias primas, divisas, etc.
De forma similar a lo que sucede con el análisis técnico, las velas japonesas tienen figuras de vuelta y de continuación. Las de vuelta indican que lo más probable es que la tendencia actual se detenga, dando lugar a una tendencia de signo contrario o lateral. Por ejemplo, si tras una tendencia alcista aparece una figura de vuelta, lo más probable es que la tendencia alcista termine, dando paso a una tendencia bajista o lateral. Las figuras de continuación refuerzan la validez de la tendencia que se está desarrollando. Si en mitad de una tendencia alcista aparece una figura de continuación lo más probable es que la tendencia alcista continúe.
Los patrones de velas mostrados en esta web (y en cualquier otra web o manual) son ideales teóricos. Los patrones que se produzcan en la realidad pueden ser ligeramente diferentes de los ideales teóricos. Cada analista, basándose en sus conocimientos y en su experiencia, debe interpretar los patrones reales para tomar sus decisiones de inversión.
Respecto a la fiabilidad de las velas japonesas es totalmente aplicable lo comentado sobre la infalibilidad del análisis técnico.
La colocación de los stop-loss en los gráficos de velas japonesas se realiza con los mismos métodos que en los gráficos de barras.
La misma observación realizada sobre los gráficos de barras utilizados en esta web es válida para los gráficos de japonesas con que se ilustran los ejemplos de este curso de velas japonesas.

 

 

Qué son los gráficos de velas japonesas

Los gráficos de velas japonesas muestran en cada vela los mismos 4 precios que los gráficos de barras muestran en una de sus barras:
Precio máximo de la sesión: Es el extremo superior de la vela.
Precio mínimo de la sesión: Es el extremo inferior de la vela.
Precios de apertura y cierre: Son los extremos superior e inferior de la vela, variando según el caso. Si la apertura es menor que el cierre, el cuerpo de la vela es blanco (o claro), y el precio de apertura será el extremo inferior del cuerpo de la vela y el precio de cierre será el extremo superior del cuerpo de la vela. En caso de que el cierre sea inferior a la apertura, el cuerpo de la vela será negro (u oscuro), y el precio de apertura será el extremo superior del cuerpo de la vela y el precio de cierre el extremo inferior de dicho cuerpo.

Es decir, si la sesión ha sido alcista (ha ido de menos a más) la apertura está abajo, el cierre arriba y el cuerpo de la vela es blanco. Y si la sesión ha sido bajista (ha ido de más a menos), la apertura está arriba, el cierre abajo y el cuerpo de la vela es negro.
El “cuerpo” de la vela es la zona, blanca o negra, comprendida entre la apertura y el cierre de la sesión. Las líneas que salen del cuerpo de la vela hasta marcar el máximo y el mínimo de la sesión se llaman “mechas” o “sombras” . Si el máximo de la sesión coincide con el precio de apertura o cierre, la vela no tendrá sombra superior. Y si el mínimo de la sesión coincide con el precio de apertura o cierre, la vela no tendrá sombra inferior.
Si la apertura y el cierre coinciden el cuerpo es prácticamente inexistente, compuesto solamente por una línea horizontal. Este tipo de velas se llaman “Doji”:

El tamaño y el color del cuerpo muestran cómo ha sido la sesión. Si el cuerpo es blanco y grande la sesión ha sido muy alcista, mientras que si es grande y negro la sesión ha sido muy bajista.
Si el cuerpo es muy pequeño el color pierde algo de importancia, ya que la sesión ha estado muy igualada entre alcistas y bajistas, aunque uno de los 2 haya ganado por un pequeño márgen. Estas velas de cuerpo pequeño, sea cual sea el color, se llaman “spinning tops”.

 

¿Son compatibles las velas japonesas con los análisis técnico y fundamental?

Las velas japonesas son totalmente compatibles con el análisis técnico occidental y con el análisis fundamental.
En cuanto al análisis fundamental, la función de las velas japonesas es parecida a la del análisis técnico. Un inversor de largo plazo podría utilizar el análisis fundamental para decidir en “qué” invertir, y las velas japonesas para decidir “cuándo” hacerlo. Por ejemplo, una vez que se ha decidido que Telefónica está barata y es una buena inversión mediante el análisis fundamental, se utilizarían las velas japonesas para decidir el mejor momento para realizar la compra.
La compatibilidad entre el análisis técnico occidental y las velas japonesas es total. Ambos pueden utilizarse en el mismo gráfico y de hecho es muy recomendable hacerlo.
Por un lado las señales de ambos se refuerzan mutuamente, aumentando las probabilidades de que el inversor acierte con su predicción.
Por otro lado las velas japonesas dan información que no da el análisis técnico y al revés, el análisis técnico ofrece datos que no muestran las velas japonesas.
También es muy importante saber que la utilización conjunta de ambos no tiene ninguna desventaja. Por ejemplo, una persona que solamente conozca el análisis técnico no pierde nada si en lugar de utilizar los gráficos de barras utiliza los gráficos de velas japonesas, ya que puede hacer exactamente las mismas cosas que haría con los gráficos de barras sin perder nada de información, opciones, estrategias, etc.
El hecho de que una vela japonesa se forme con los mismos 4 precios (máximo, mínimo, apertura y cierre) que una barra de un gráfico de barras es lo que hace que ambas técnicas de análisis sean totalmente compatibles, ya que estos 4 precios son las variables que se utilizan al calcular todas las figuras gráficas e indicadores técnicos del análisis técnico, por lo que si se cambian las barras por las velas japonesas los triángulos o banderas serán las mismas, por ejemplo, y el Estocástico, MACD, RSI y resto de indicadores tendrán exactamente los mismos valores.

 

Qué ofrecen las velas japonesas que no tenga el análisis técnico

Una de las principales ventajas de las velas japonesas es que ofrecen mucha información sobre los puntos de giro, con lo que dan pistas sobre los posibles cambios de tendencia antes de que lo haga el análisis técnico occidental. Los puntos de giro son aquellos en los que una tendencia alcista o bajista finaliza para dar paso a una nueva tendencia de signo contrario o lateral. Es decir, los puntos en que una tendencia alcista finaliza y comienza una tendencia bajista o lateral o, el caso contrario, donde una tendencia bajista termina y da paso a una nueva tendencia alcista o lateral.
La información sobre si una sesión ha sido alcista o bajista se puede ver con el análisis técnico occidental pero con las velas japonesas esa información está mucho más clara y es mucho más ágil y útil.

 

 

Qué información da el análisis técnico que no muestren las velas japonesas

Las velas japonesas no tienen nada similar a los indicadores técnicos y por tanto no es posible ver información como las zonas de sobrecompra o sobreventa, las divergencias, etc.
Las velas japonesas tampoco permiten calcular objetivos de precios , algo que sí es posible hacer con muchas figuras y técnicas del análisis técnico como los canales de tendencia, hombro-cabeza-hombro, dobles techos y suelos, retrocesos de Fibonacci, etc.

 

Coincidencia de señales entre el análisis técnico y las velas japonesas

Las señales del análisis técnico y las velas japonesas se refuerzan mutuamente, por eso es bueno utilizar ambas herramientas de forma conjunta.
La importancia de los patrones de velas japonesas está directamente relacionada con el lugar donde aparecen (al final de una tendencia alcista o bajista, en zona de soporte o resistencia, etc.). Esta característica es intrínseca de las velas japonesas.
Al combinar ambas herramientas se pueden buscar situaciones en las que, por ejemplo, una estrella del amanecer se forme justo en el punto en que los precios tocan una línea de tendencia alcista, o algún indicador técnico está formando una divergencia, etc. Una técnica refuerza a la otra, porque de la misma forma que la estrella del amanecer es más fiable por formarse justo en la directriz alcista, también la directriz alcista tiene más posibilidades de detener la caída de los precios y comenzar un nuevo impulso alcista por la presencia de la estrella del amanecer en sus inmediaciones.
Las combinaciones son prácticamente infinitas. La idea es que las señales alcistas de las velas japonesas son más fiables si coinciden con otras señales alcistas del análisis técnico, y viceversa. Exactamente el mismo razonamiento se puede hacer con las señales bajistas de ambas herramientas.

 

Flexibilidad en la interpretación de los patrones de velas japonesas

Los patrones mostrados en esta web son ideales teóricos. En la práctica no todas estas formaciones se desarrollan exactamente como dicta la teoría. Por ejemplo, en la estrella del amanecer el cuerpo de la primera y la segunda velas no deben solaparse según la teoría, pero en muchas ocasiones están ligeramente solapados y la formación se comporta tal y como se le supone a una estrella del amanecer. Exactamente lo mismo se puede decir de la estrella del atardecer y de cualquier otro patrón.
Las figuras de vuelta principales son más fiables que las figuras de vuelta secundarias como norma general, pero cada situación debe interpretarse en su contexto. Por ejemplo, una envolvente alcista en principio es un patrón más fuerte que una pauta penetrante, pero entre una envolvente alcista con cuerpos de vela no muy grandes que aparece al final de una tendencia bajista secundaria y una pauta penetrante con cuerpos de vela muy grandes que se forma en un mínimo histórico, probablemente sea más fiable la pauta penetrante.
La propia definición de los patrones es ambigua, y por tanto interpretable de forma flexible. Son comunes expresiones como cuerpo “pequeño”, cuerpo “grande”, sombras “muy pequeñas”, la primera vela penetra “mucho” en la segunda, etc. Como es evidente todos estos “pequeño”, “grande”, “mucho”, “poco”, etc, no son cuantificables, y deber ser el conocimiento y la experiencia de cada inversor los que decidan si la formación que están desarrollando los precios se corresponde con algún patrón conocido o no.

 

 

La importancia del volumen en las velas japonesas

Cualquier patrón de velas japonesas es más fiable si el volumen es concordante con dicho patrón. Concordante quiere decir que el volumen suba en las velas que van a favor del movimiento esperado y baje en las velas que van en contra de dicho movimiento esperado.
Por ejemplo, una nube oscura es más fiable si el volumen en la vela negra es más alto que en la vela blanca. En una pauta penetrante, sin embargo, es preferible que el volumen de la vela blanca sea superior al de la vela negra. La razón es que la nube oscura es un patrón que teóricamente precede a un movimiento bajista o al menos supone el final de una tendencia alcista por lo que es más probable que eso ocurra si en las velas negras (sesiones bajistas) el volumen es más alto que en las velas blancas (sesiones alcistas). En la pauta penetrante sucede lo contrario, es una figura con implicaciones alcistas y por eso es preferible que el volumen sea más alto en la vela blanca que en la negra.
Siguiendo con los ejemplos, en una estrella del amanecer es preferible que el volumen de la vela blanca sea superior al de la negra. De forma simétrica, la estrella del atardecer es más fiable si el volumen en la vela negra es superior al de la vela blanca.
Este mismo razonamiento debe seguirse con todos los demás patrones.

 

Qué son el Martillo y el Hombre colgado y cómo funcionan

La forma de la vela es la misma, pero según dónde aparezca recibe un nombre u otro. En ambos casos suele marcar el final de la tendencia precedente. Por esa misma razón, para que una vela con estas características pueda ser considerada como un martillo o un hombre colgado, es imprescindible que aparezca al final de una tendencia. Si aparece en medio de un movimiento lateral, pierde su significado:

vj_figura5

Si aparece al final de una tendencia bajista es un martillo:

vj_figura3

Y si aparece al final de una tendencia alcista es un hombre colgado:

vj_figura4

Idealmente la sombra superior no existe (el precio de apertura coincide con el máximo de la sesión) pero en la práctica la figura es válida si dicha sombra superior es muy pequeña. La sombra inferior siempre debe ser larga y el cuerpo pequeño, cuanto más pequeño mejor. El color del cuerpo es indiferente, ya sea martillo u hombre colgado.
El significado del martillo es más intuitivo. Durante la sesión los precios han tenido una caída fuerte (como muestra la gran sombra inferior) que es continuación de la tendencia bajista que traía el precio, pero para el final de la sesión se han recuperado y cierran cerca de los máximos. El mercado ha rechazado rápidamente los precios tan bajos que se han alcanzado a mitad de sesión, mostrando que la tendencia bajista pierde fuerza y a esos precios los vendedores no están dispuestos a bajar más los precios y los compradores los encuentran atractivos. Si el martillo tiene éxito y funciona como tal, los precios no deberían caer por debajo del mínimo de la sesión en que se forma el martillo, aunque podrían no subir inmediatamente e incluso volver a esa zona de mínimos, sin romperla, en las siguiente sesiones.
Para que un hombre colgado sea considerado como tal es necesario que se produzca una confirmación en la vela siguiente. Dicha confirmación consiste en que la siguiente vela tenga el cuerpo negro y su cierre quede por debajo del cuerpo del hombre colgado, tal y como se ve en el gráfico anterior. Esta confirmación se debe a que la larga sombra del hombre colgado en principio tiene implicaciones alcistas, ya que supone que el mercado se ha recuperado de una fuerte caída en la misma sesión. Por eso es imprescindible que la siguiente vela muestre que el mercado vuelve a caer y los precios que fueron rechazados la sesión anterior son aceptados en la siguiente sesión.
Los martillos son más habituales que los hombres colgados. Los martillos pueden aparecer en cualquier tipo de mínimo (principales, seundarios, etc.) y aunque los hombres colgados también, son más propios de máximos históricos.