¿Qué pasa con mis acciones y mis fondos de inversión si quiebra mi broker?

vj_figura17En caso de quiebra del broker en que tenga depositadas sus acciones o sus fondos de inversión su dinero está a salvo, porque tanto las acciones como los fondos de inversión están a su nombre, y depositados en su broker.
Lo que sucedería en caso de quiebra de su broker es que sus acciones y fondos de inversión serían traspasados a otro broker. Es decir, el único cambio que usted notaría es que pasaría a ser cliente de otro broker, nada más.
Esto es así porque ni las acciones ni los fondos de inversión se prestan, están siempre depositados en su broker y a su nombre.
Los gestores de los mercados de valores (donde se compran y venden las acciones) tienen unos registros similares a los registros de la propiedad para el caso de los inmuebles, en los que están reflejados los propietarios de las acciones, con el número de acciones que poseen, etc. De hecho, cada vez que usted compra y vende acciones, una pequeña parte de la comisión que usted paga es para los gastos de inscripción en este registro. Así es al menos en el caso de España, donde el gestor del mercado encargado de este registro es Bolsas y Mercados Españoles (BME).
Cuando un banco quiebra, en un caso extremo los depositantes podrían llegar a perder todo o parte de su dinero, ya que el dinero de los depositantes se presta a los clientes del banco que solicitan los créditos, y llegada la quiebra del banco podría llegar a suceder que no se pudiese recuperar el dinero suficiente como para devolver a los depositantes todo el dinero que tenían depositado en el banco.
Pero el caso de los brokers es totalmente distinto, ya que las acciones y fondos de inversión de los clientes no se han prestado a nadie, y por tanto no hay riesgo de que no sean devueltos. Llegado el momento de la liquidación del broker, lo que se hace es vender todos los activos del broker que se puedan vender. Uno de esos activos es la cartera de clientes, que compraría otro broker por el precio que fuera. Los clientes del broker quebrado, como digo, lo único que notarían es que pasan a ser clientes de otro broker, nada más.
Hasta aquí hemos visto el funcionamiento de los broker “normales” con cuentas “normales”.
Hay un tipo de cuentas especiales, llamadas cuentas ómnibus. En estas cuentas, todas las acciones de todos los clientes del broker están “mezcladas” en una única cuenta, y el propietario legal de esa cuenta de valores, el que aparece en el registro que le comentaba hace unas líneas, es el broker, no sus clientes.
Por ejemplo, Juan, Carolina y Andrés son clientes del Broker X, que utiliza cuentas ómnibus. Juan tiene 1.000 acciones de Inditex, Carolina tiene 3.000 acciones de Inditex y Andrés tiene 2.000 acciones de Inditex.
En el registro oficial lo que existe es una única cuenta, cuyo propietario es el Broker X, que tiene 6.000 acciones de Inditex. Son las 6.000 acciones de Juan, Carolina y Andrés, pero ellos no aparecen en ese registro oficial.
Esto crea un problema de seguridad jurídica. Normalmente no pasa nada, porque el Broker X lleva unos registros internos para saber cuántas acciones tiene cada uno de sus clientes. Pero, lógicamente, un registro interno no es lo mismo que un registro oficial.
Esta forma de operar con cuentas ómnibus abarata los costes, y hace que los broker puedan ofrecer comisiones más bajas a sus clientes.
Pero una de las prácticas habituales de este tipo de brokers es prestar las acciones a otras personas, como traders de corto plazo, por ejemplo. El único que puede prestar unas acciones es el dueño legal de las mismas, pero como en este caso las acciones están en una cuenta a nombre del Broker X, es el Broker X es el que puede prestar esas acciones, sin que Juan, Carolina y Andrés se enteren. Por esos préstamos de acciones, el Broker X obtiene unos ingresos, que en realidad deberían recibir Juan, Carolina y Andrés, si quisieran prestar sus acciones.
Además de que Juan, Carolina y Andrés no reciben esos ingresos por haber prestado, sin saberlo, sus acciones, el problema más importante es que todo lo que se presta corre el riesgo de no ser devuelto.
¿Qué sucedería si el Broker X presta las acciones de Juan, Carolina y Andrés al Hedge Fund A, que las vende a crédito y después quiebra, sin poder devolver esas acciones al Broker X?
Evidentemente, desaconsejo totalmente la utilización de cuentas ómnibus.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR